0

Nos educaron en una sociedad con estructuras, paradigmas sociales, familiares y culturales que en nuestra adolescencia debemos romper y emanciparnos de esas creencias para formar nuestro clan familiar que es parte del proceso biológico del ser.

¿Qué pasa cuando no hemos derribado aún estas creencias, cuando no nos hemos independizado? Nos convertimos en seres que no se cuestionan nada, que siguen una vida mecanicista, olvidando su biología y más aun su rol en esta vida.

Es tan importante despertar y recordar esa adolescencia ¿cómo te sentiste, te cobijaron, te cortaron las alas, tenías temor… cómo fue tu independencia?

Las creencias son para cuestionarlas, experimentarlas y volver a vivirlas para sacar aprendizaje empírico de estas creencias impuestas, ya que necesitamos la conexión con los procesos para lograr aprendizaje y sabiduría. No podemos solo adquirir información académica y segmentada de la vida ya que todo forma parte de un todo, de una unidad, de un núcleo, analizar la vida de manera mecánica y separada por área nos separa aún más de nosotros mismo y de nuestra consciencia universal, nos duerme y apaga.

Somos un todo, nuestro cuerpo físico es parte de nuestro pensamiento y nuestras emociones, tu historia es parte de tus recuerdos que se plasmaron en tu fisiología, en tus vínculos y acciones.

Desde hoy te invito a cuestionarte esos paradigmas que te educaron y te pararon en tu vida para que puedas analizarlos de manera vivida y darle poder o derribarlos con consciencia. No existe un camino verdadero, no existe una formula para llegar a una gran meta, sólo existe el camino de la consciencia del alma y del espíritu.

Practica la lectura de tu cuerpo, lee tus síntomas ellos te hablan de tus represiones, de tus creencias ocultas, de tu sombra.

Practica buscar las causas de tus actos, lo que traen felicidad y dolor para que puedas revertirlos o consérvalos.

Practica el desarrollo del amor, el amor universal que te sostiene un ser supremo ya que este ejercicio te permitirá no sentir soledad para enfrenar tus heridas.

Practica el amor interpersonal por que te guía a aceptar tus reflejos y patrones familiares.

Respira, observa tu presente y repite estos consejos cuando sientas que necesitas movimiento o quitar algún bloqueo. Esta practica te lleva al lugar de la liberación de esas creencias que sientes que te limitan o estancan.

A.

Acsa

Author Acsa

More posts by Acsa

Leave a Reply